SAC. Servicio de Atención al Ciudadano

HAZ TU CONSULTA ONLINE GRATUITA

Si vas a hacer obras

A menudo se hacen obras que pretenden eludir las ordenanzas municipales o los permisos. Son obras ilegales, dejan al usuario indefenso y crean situaciones perjudiciales para la casa.

Uno piensa que el balcón podría servir para hacer más grande la sala de estar o que el espacio bajo el tejado podría ser una buhardilla "de revista". Sería perfecto si se contase con el asesoramiento de un arquitecto técnico que interpretara y respetara los criterios estructurales, de acondicionamiento y funcionamiento de la casa. Pero a menudo, el usuario se lanza solo a la aventura de hacer obras, desconociendo aspectos fundamentales de su casa que le llevan a situaciones de riesgo e indefensión.

"Las diferentes partes que configuran el edificio se han construido según un proyecto que hay que respetar siempre."

Es habitual modificar o perforar paredes maestras, techos y pilares o edificar en la azotea para ampliar la casa sin pedir permiso a la comunidad de propietarios. Por otra parte, si se debilita la resistencia de los elementos o se supera el peso previsto en su diseño pueden aparecer grietas y provocar incluso colapsos. Cerrar balcones o cubrir la terraza del ático y ganar más superficie para la sala de estar es también habitual. A menudo, este tipo de obras se realiza con cerramientos ligeros y sin implicar un riesgo estructural, pero en muchas ocasiones infringen las ordenanzas municipales y se degrada la imagen del edificio. Las reformas en baños y cocinas son otra fuente de problemas al alterar la red de desagües del edificio, que provocan la aparición de atascos y fugas, o al modificar las instalaciones de agua y causar ruidos en la red o la disminución del caudal. Por otro lado, modificar la instalación eléctrica de la casa sin un instalador autorizado puede provocar situaciones de peligro como sobrecalentamientos, cortocircuitos e incendios. Otra práctica extendida consiste en ampliar la superficie de la casa convirtiendo en “habitables” espacios destinados a otras funciones, como sótanos, espacios bajo cubierta, bajo planta baja o trasteros. Casi siempre aparecen humedades de condensación o filtración.

"Actuar siempre legalmente es la única forma de poder exigir y garantizar unas obras de calidad."

Es necesario comunicar al ayuntamiento cualquier obra que se vaya a realizar. Algunas obras necesitan licencia municipal y en algunos casos el ayuntamiento exigirá un proyecto técnico Además, toda obra que altere o modifique un elemento común, aunque sea en el interior de la vivienda requiere el permiso de la comunidad.

"Antes de contratar, define bien lo que quieres y compara presupuestos y profesionalidad de varias empresas."

A la hora de contratar las obras, no te apresures. Define bien lo que quieres y pide presupuesto al menos a 3 empresas. Para que puedas comparar presupuestos y evitar costes no previstos cuando las obras estén en marcha, es muy importante que las obras, los materiales y calidades estén bien especificados. Para ello lo mejor es contar con el asesoramiento de un arquitecto técnico que puede ayudarte en la definición de las obras y en la comparación de los presupuestos y profesionalidad de las empresas.

"Finalmente, para realizar las obras hay que contratar profesionales cualificados y exigir siempre una factura."

Es la única garantía del usuario para poder reclamar después por un mal trabajo. Nunca hay que contratar empresas o personal sin legalizar. Se pueden pedir los documentos que los identifiquen. De no ser así, cualquier accidente o problema puede dejar indefenso al usuario.